Cómo hacer una casa de piedra

Construir con materiales naturales del mismo entorno puede resultar tedioso para muchos arquitectos y albañiles. Pero hacer una casa de piedra resulta ser una idea bastante buena no solo por la resistencia que trae a la vivienda y sus cimientos, sino por la decoración rústica y acogedora que en muchas ocasiones se desea en una casa del bosque, en las afueras de una ciudad o incluso en la montaña.

Aspectos a considerar

  • Es importante que, como cualquier casa que se vaya a construir, la casa de piedra tenga unos muy buenos cimientos y bases que le permitan soportar tanto el peso como de ser lo suficientemente resistente y bien adherida al suelo.
  • Como se trata de construcciones con materiales naturales, es importante tener acceso a buenos bloques de piedra o, en su defecto, las mejores que se puedan sacar de la cantera.
  • El uso de cemento u hormigón para las piedras y su acoplamiento es muy importante ya que de ello depende la fortaleza de la estructura y el que queden lo suficientemente compactas unas con otras.
  • Construir muros de piedra necesita de una muy dedicada alineación de las mismas para evitar desequilibrios en el mismo. Por muy adheridas que estén y muy buenas que sean las columnas, es necesario conservar la estabilidad de la misma.
  • Si los muros de piedra son de ladrillos, estos serían más livianos que aquellos de piedras naturales, pero la resistencia y perdurabilidad dependerán del material del cual que estén hechos.

 

 

Un concepto más allá de lo artesanal

Una casa de piedra no solamente nos ofrece la posibilidad de un ambiente bastante tradicional al brindar un aspecto bastante atractivo y cómodo a la misma, sino que la perdurabilidad de este tipo de materiales le brindará mayor resistencia a condiciones climáticas y al mismo entorno, siendo ecológicamente amigable con el medio ambiente.

 

Texto: Luis Enrique

ETIQUETAS:

¡DÉJANOS UN COMENTARIO!