Dado, Andreu World y Häberli: bella geometría

Geometría es el estudio de las propiedades de la figuras en el plano o el espacio, y entre las perfectas líneas de cada figura resulta el cubo un poema geométrico juguetón y divertido. Dado es también el nombre de la colección de sillones de Andreu World diseñados por el argentino Alfredo Häberli, y su forma, hechura y color rinden buen tributo al hexaedro regular que todavía vuelve locos a los matemáticos.

 

 

Así como los cubos con los que jugábamos de niños, con Dado de Andreu World también las posibilidades de combinación resultan infinitas: hay esquinas, módulos centrales y chaise longue en dos medidas, butacas de una plaza en milímetros estándar (950 por 800) y reposapiés en cuatro variaciones, en varios, intensos y bellos colores. Su característica estrella resulta su fina tapicería: una tela principal adornada con delgados ribetes y tiras en el tono protagonista o haciendo contraste, que apenas delinea y define la forma de los asientos, enmarcando así el elegante trabajo en tapiz.

 

Alfredo Häberli

 

Dado, ideal para espacios públicos y de trabajo, pero también recomendado en lugares privados debido a su estética, fortaleza y durabilidad, fue creado por Häberli bajo tres principios: blandura, proporción y detalle, más la excelencia de la filosofía de la ya transnacional Andreu World “una suma de amor al detalle, excelencia y buen diseño”. El diseñador argentino pero radicado desde los setentas en Suiza, graduado con honores de la Höhere Schule für Gestaltung en Zurich, es reconocido internacionalmente por unir tradición e innovación, pero también por su espíritu creativo alegre y enérgico, de allí sus muchos reconocimientos, entre ellos el prestigioso Swiss Grand Prix of Design del gobierno suizo en 2014, además de sus muchas colaboraciones con las más importantes firmas de diseño globales.

 

 

 

“La geometría de Dado, gráfica y esencial, contiene una serie de detalles sutiles”, explica Häberli sobre su creación, una que rinde tributo a la perfección de la geometría, pero también a la energía del arte. Gracias Andreu World.

 

 

Texto: Dolores Garnica

Fotos: cortesía de Andreu World

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

¡DÉJANOS UN COMENTARIO!