Decora tu habitación con los estilos nórdicos

El dormitorio es la parte más íntima y personal de cada persona. Aquí, lo mínimo que queremos conseguir es una sensación de paz generalizada, pues fomenta un descanso profundo y reparador. Pocos estilos decorativos logran darnos este confort como el estilo nórdico. Si quieres enterarte en qué consiste esta tendencia del diseño de interiores y saber qué lineamientos seguir para decorar tu cuarto con los estilos nórdicos, pon atención a los siguientes datos.

El estilo escandinavo, también conocido como estilo nórdico, se originó entre la Primera y Segunda Guerra Mundial en el norte de Europa. Al principio, la tendencia se conocía en Noruega y Suecia, pero más tarde aparecería también en Finlandia, Dinamarca e Islandia. Este estilo se caracteriza por incorporar elementos de la naturaleza, como la madera, hacer un gran uso de la iluminación natural y apoyarse casi de modo exclusivo en los colores neutros. 

Para decorar tu cuarto con este estilo, toma en cuenta principalmente que tanto la pintura de las paredes como el mobiliario de la habitación deben ser de color blanco o de otros tonos neutros y fríos, como el gris suave o el azul marino.

Parte de lo que brinda esa característica sensación de calidez a los entornos decorados al estilo escandinavo, es la agradable utilización de la luz. Asegúrate de tener una ventana amplia y cortinas claras que aprovechen al máximo la luz natural.

La madera aporta a la decoración un hermoso toque natural que triunfa al tratar de insuflar paz a los entornos. El uso de madera rústica o trabajada, que luzca bien sus vetas, le dará a tu habitación ese toque nórdico que quieres lograr.

Otro elemento grandioso para utilizar aquí son alfombras mullidas de tonos oscuros, ya que además de ser un complemento ideal a la paleta de colores del cuarto, aportarán esa sensación de confort inigualable del piso tibio y suave.

El nórdico es un estilo que, a pesar de su antigüedad, continúa siendo de los más deseados en el mundo del diseño por su capacidad de adaptarse bien a cualquier entorno físico. Anímate a probar este interesante estilo de diseño y bríndale a tu cuarto un simple pero encantador tono de sobriedad y calidez.

 

 

Textos: Luis Enrique

Fotos: Cortesía

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

¡DÉJANOS UN COMENTARIO!