Francis Kéré: el que arregla las cosas

Su nombre en burkinés “Diébédo” significa “el que viene a arreglar las cosas”, y eso ha hecho en su tierra Francis Kéré, el más reconocido arquitecto de África, pero también en todo el planeta, a partir de sus innovaciones siempre inspiradas en la geografía, en la tierra y en la cultura de cada uno de sus proyectos. Kéré es originario de Burkina Faso, su obra está muy ligada a su tierra y a su comunidad, para la que ha construido orfanatos y escuelas con la intención de que reciban la misma educación que a él le ha llevado a ser uno de los más reconocidos en su ámbito.

 

Imagen: ©Kéré Architecture

 

Con una práctica arquitectónica realizada a caballo entre Gando —su tierra natal— y Alemania, Francis Kéré presentó en 2017 una Serpentine Pavilion que parece emerger de su mitología personal: un cosmos en miniatura, tanto como puede serlo un árbol capaz de reunir bajo su juego de sombras y luces a la comunidad entera.

Burkina Faso es un país de África Occidental donde las personas suelen encontrarse bajo los árboles, un rito que Kéré Architecture desplegó y revivió a través de su pabellón mediante técnicas de construcción experimentales, porque innovar es otra forma de revivir la tradición.

 

 

A los siete años Kéré dejó su pueblo para poder estudiar, y después de la escuela se decidió por la carpintería hasta que obtuvo la beca “Carl Duisberg Gesellshaft” que lo llevó a Alemania, donde estudió arquitectura. En 1998 el creador regresó a su tierra con conocimientos y la asociación Schulbausteine für Gando para el desarrollo de su país, y desde 2004 trabajan entre la capital alemana y la de Burkina Faso.

 

 

Su primera construcción, Gando: escuela primaria se terminó en 2001, y resultó todo un avance climático y auto sostenible debido al uso de hormigón, tradición africana y técnica alemana. En 2010, para Bamako, el parque nacional de Malí, todos los edificios se revistieron en piedra natural local, con el doble intento de fortalecer el sentido de identidad local y el de ahorrar en el coste de construcción, además de la reproducción del diseño de tejados voladizos típicos. Para el Museo de la Cruz Roja Internacional en Ginebra, el artista Kéré ha logrado llevar a Europa la maravilla técnica de África, y la interactividad como punto medular en un espacio tan sagrado como un museo.

 

 

Para Francis Kéré “el futuro de la arquitectura está en lo que se hacía antes: trabajar con lo que hay en cada sitio”, explicó en alguna entrevista, y este es un buen lema para el hombre que lleva en su nombre “el que viene a arreglar las cosas”.

 

Texto: Carlos Vicente Castro y Dolores Garnica
Imágenes: ©Kéré Architecture y ©México Design

¡DÉJANOS UN COMENTARIO!