Hogares inteligentes y ecodiseño

El que tengas un hogar o una casa con el concepto de ecodiseño y le puedas agregar la tecnología necesaria para que pueda llamarse una casa inteligente es un concepto de diseño bastante arriesgado.

Esto pues sería un choque entre algunos puntos por los materiales que usan la domótica para poder hacer que la tecnología ayude en este sentido.

Pero, ¿cómo se puede lograr un hogar ecodiseño e inteligente?

Empecemos por aclarar qué busca el ecodiseño en una casa. El ecodiseño busca que el diseño de una casa se sostenga con el ambiente, sea funcional y tenga estética. Esto nos lleva a que el ecodiseño haga que los objetos que estén dentro de una casa sean funcionales, bellos, útiles, pero también que este mueble, lámpara o accesorio, en su fabricación no haya causado algún impacto en el ambiente.

Ecosistema siempre busca que ninguna pieza o mueble o artefacto que se use en el diseño de interiores haya generado un impacto ambiental en su generación o fabricación, tomando en cuenta la materia prima con que se hace y todo el proceso productivo.

Si tomamos en cuenta el uso de nuevas tecnologías  con lo cual se pueda llegar a mejorar a hacer más eficiente el proceso y desenvolvimiento de los equipos electrodomésticos, luces, etc., dentro del hogar, y se unen los esfuerzos con el desarrollo tecnológico de domótica, se podría lograr un resultado increíble. Una casa inteligente con el concepto de ecosistema.

Imagínate el concepto que se presentaría con una casa con el mayor grado de sostenibilidad ecológica, usando lo último en tecnología de la domótica pero respetando en todo el equilibrio ambiental.

 

 

Una casa 100% ecológica, donde se utiliza el material óptimo necesario, donde se reduce el consumo de energía, habiendo también reducido el material que es inerte en una casa, que está pero nunca se usa; reduciendo las emisiones que afectan a la familia y a la tierra, y protegiendo de esta manera los recursos que la madre tierra nos da.

 

Texto: Luis Enrique

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

¡DÉJANOS UN COMENTARIO!