Silla Lake

No es sólo un objeto para sentarse, es una obra de arte. El talle del modelo de la silla Lake, de Andreu World, es un tributo a la perfección de la simplicidad: “una pieza que combina ligereza, calidad constructiva y resistencia”. Desde los inicios de esta innovadora empresa de diseño de mobiliario, el núcleo creativo ha sido la madera por su cualidad “única, acogedora y noble, que también conforma una filosofía y una manera de relacionarse con el mundo”, según expresan los encargados del proyecto. De esta forma, Andreu World, que comenzó como un taller familiar de sillas de madera en 1955 por Francisco Andreu Marti, ha alcanzado una técnica de manufactura ebanista a lo largo de sus años de experiencia que ha superado al trabajo artesanal.

 

 

Como renovación de la promesa fundadora de esta reconocida marca, Andreu World lanza la silla Lake, cuya sencillez formal es una “reinterpretación contemporánea de las sillas clásicas mediterráneas desarrolladas desde el trabajo de ebanistería”.

Este diseño original de Piergiorgio Cazzaniga, uno de los diseñadores italianos más reconocidos mundialmente, especializado en madera, diseño modular y seccional y ganador de premios por creaciones tan innovadoras como las oficinas Lissone Ente del Mobile, Lissone Associazione Invalidi del Lavoro e ISPMA Albo d’Oro,  pinta estéticamente cualquier espacio con la sobriedad de sus tonos natural y negro, tonos que irradian diferentes emociones, dependiendo de su combinación y contexto.

 

 

 

La atemporalidad del tradicional material con el que está confeccionada Lake de Andreu World, se traduce en los sencillos trazos de esta silla apilable con asiento de cuerda en color al tono de la madera y respaldo y estructura de madera maciza de haya. Su sobrio espíritu transmite la esencia de excelencia y detalles exquisitos que caracteriza a esta marca reconocida mundialmente.

 

 

Texto: Mónica Hernández Mendoza

Fotos: cortesía de Andreu World©

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

¡DÉJANOS UN COMENTARIO!