“Un Banquito Más”: la extraordinaria practicidad del diseño

La multifuncionalidad del banquito y su pertinencia en cualquier espacio son los ejes rectores del proyecto cíclico “Un Banquito Más” dirigido por el diseñador Jorge Diego Etienne y ejecutado por los estudiantes de la licenciatura en diseño industrial del Tec de Monterrey. Planeado como un ejercicio introductorio a la clase, este proyecto ya celebra su tercera edición oteando a la cuarta. El trabajo se rige como un ejercicio de síntesis  y reducción de materiales: a partir de un tablón de madera sólida de seis pies, los alumnos tienen que generar una propuesta de mobiliario que no sobrepase los 35 centímetros cúbicos.

 

Pieza de Genki Matsumura

 

Una de las tendencias que ha cobrado más fuerza en los tiempos que corren, de la mano con la consciencia sobre lo finito de los recursos naturales, es el reduccionismo: hacer más con menos, la cultura del do it yourself, tomar conciencia de que no requerimos tantos objetos para la vida diaria.

Por lo tanto, nuestro acontecer cotidiano exige que seamos un poco más prácticos. Como los banquitos, por ejemplo. Más de una vez nos han salvado cuando al llegar a una fiesta pareciera no haber sillas libres; o si al terminar la jornada solo queremos ver la tele con una botana, el banquito servirá de mesa o para subir los pies.

 

Mobiliario de Omar Aguirre

 

Las variables propuestas por los diseñadores en ciernes de “Un Banquito Más” hacen énfasis en la manera de trabajar la madera sólida a través de ensambles y detalles, todo realizado de forma individual en el taller escolar.

 

Mobiliario de Stephanie Sakurako Ebata

El resultado va más allá de un simple banquito, ya que en su concreción pasó por un proceso de conceptualización y de producción que hace que el diseño cobre sentido; también abona a la idea del diseño supernormal, donde se persigue crear experiencias “extraordinariamente ordinarias”.  

 

Mobiliario de Mariana Hernández

 

Para conocer el trabajo de las ediciones pasadas de este proyecto, haz clic aquí.

 

Texto: Yaheli Hernández

Fotos: cortesía

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

¡DÉJANOS UN COMENTARIO!