paxil for bipolar disorder paxil vs celexa olanzapine zyprexa too much effexor luvox claratin

Aculco, diálogo natural entre dos aguas

Aculco, acolcoo acocolco, — en el agua torcida, si se habla de la lengua nahua—, on’dome, entre dos aguas, como dicta el idioma otomí, son los términos utilizados para denominar a la región de Aculco, en el Estado de México, que ofrece cobijo al proyecto con el mismo nombre realizado por Pablo Pérez Palacios (PPAA), Miguel Vargas Terán, José Luis Jiménez Rojas y BVG Ingenierías.

 

 

La filosofía de PPAA, basada en la comprensión no solo de los espacios, sino también de los vacíos generados a partir de estos, se pone en práctica en esta casa vacacional, enclavada en la cercanía de unos impresionantes acantilados, sitio descubierto por dos hermanos, quienes se definen como amantes de las actividades al aire libre, y que son ahora los moradores de Aculco.

 

 

En el descubrimiento, realizado durante una expedición de escalada, los hermanos se enamoraron del lugar, por lo que decidieron adquirirlo. Durante años lo cuidaron y reforestaron, hasta que se decidieron a construir.

 

 

Los sistemas de cerros que atraviesan el municipio de Aculco forman su carácter montañoso, entorno que tuvo un papel primordial en el desarrollo del proyecto, ya que se buscó que la casa dialogara con él en constante reciprocidad. Uno de los retos para la concreción de la obra fue causar el menor impacto al ambiente circundante, y, al mismo tiempo, tener acceso a los servicios de personal y materiales en un lugar aislado.

 

 

Por esta razón, para el programa arquitectónico se optó por la sencillez. La construcción fue hecha a base de muros de bloques de cantera maciza propia del lugar, pisos de barro, aunado al uso de vidrio y madera en paredes y ventanas, todos estos materiales conservados en su natural expresión, con el objeto principal de lograr cercanía con el ambiente, además de que requirieran el mínimo de mantenimiento. En suma, los espacios son limpios, volviendo a la casa tan solo un contenedor de vistas al exterior.

 

Texto: Yaheli Hernández

Fotos: Rafael Gamo

 

¡DÉJANOS UN COMENTARIO!