effexor and trazodone coming off lexapro risperdal claim can paxil cause headaches luvox generic

ARCHETONIC: la precisión del lápiz

México DESIGN / Edición 48

“Imaginarios del futuro” 

“Entendemos la arquitectura como un proceso en el que hasta la primera palabra que surge tiene importancia para la consecución del producto y la experiencia óptima”, dicen Jacobo y Jaime Micha, quienes bajo una metodología sistémica dan forma a ARCHETONIC a través del diseño de espacios autosuficientes y sensibles frente a su contexto, de calidad y con responsabilidad económica, tomando en cuenta que la arquitectura es para habitar, servir y convivir en sociedad.

El proceso creativo de Jaime y Jacobo Micha inicia con un lápiz: vierten las ideas surgidas del estudio pormenorizado de todas las condicionantes que determinan el buen hacer del arquitecto. Con el usuario y el contexto como puntos de partida, cuentan que trabajan primero con maquetas, pues consideran que la  visualización en modelos físicos es una manera de tener conciencia de la escala y las proporciones a las que se enfrentan, pero también echan mano de nuevas herramientas tecnológicas para optimizar tiempos, investigar diferentes opciones y llegar a mejores conclusiones. Ejemplo de esto son los programas de software que permiten cruzar datos de estudios climáticos, orientación, confort o acústica de forma precisa.

Apropiarse y adaptar los espacios para nuestra comodidad es parte de la condición humana, así surgen los entornos urbanos, reflexionan Jacobo y Jaime Micha. “Desde la perspectiva de nuestra arquitectura, buscamos que esta se adapte y evolucione con la visión y vivencia del usuario, y el contexto. No es atemporalidad tanto como resiliencia. La buena arquitectura tiene la característica de encontrar su lugar en cada momento histórico sin perder la cualidad de ser habitable”.

Para los socios de ARCHETONIC, la arquitectura surge de procesos reflexivos en los que toman partido muchas variables y, si bien no están exentos de influencias, es de la interiorización de ideas y conceptos, así como de abrir la mirada al panorama global, que resulta un producto propio.

Como arquitectos, mantienen con los usuarios el compromiso de hacer espacios a la medida de sus necesidades, optimizando presupuestos con el máximo rendimiento. También buscan sacar el máximo partido al material para, a partir de una composición de planos, conseguir la mejor calidad. Estas variables no son visibles pero sí muy importantes a la hora de materializar ideas.

“Descifrar las limitantes formales del diseño nos ha llevado a generar oportunidades para experimentar y lograr espacios únicos; gracias a un amplio conocimiento de la operación logramos funcionalidad óptima en nuestros proyectos”, comentan Jacobo y Jaime Micha. Para ellos, los problemas son motivo para implementar propuestas y dar soluciones que se apropien del obstáculo y que rebasen las perspectivas.

Estas soluciones parten de un exhaustivo estudio de los casos y de la experiencia que da la práctica, puesto que, agregan, “la innovación no se consigue quedándose estancado en las adversidades, sino tomándolas como oportunidades para el diálogo dentro de un proceso de diseño en el que no se desecha ninguna idea, por extravagante que parezca”.

Consideran los arquitectos Micha que la verdadera virtud de su trabajo como diseñadores es saber ver, escuchar, filtrar y decantar un producto que supere las expectativas de sus clientes: “Nos gusta hacer proyectos que reten nuestras habilidades y nos obliguen a dar con soluciones que otros perciben inviables”, afirman los participantes en el premio internacional Architizer A+ (Estados Unidos, 2014) con el memorial Vidas Paralelas, diseñado para conmemorar los cien años de la migración judía en México, con el cual obtuvieron el Premio del Jurado gracias a la fuerza de su conceptualización.

U 125

La firma restauró e intervino una construcción histórica en Lomas de Chapultepec para dar lugar al nuevo programa con 604 metros cuadrados de oficinas en cuatro niveles. Uno de los objetivos fue lograr la armonía entre el espacio existente y la intervención, al proponer un perfil contemporáneo capaz de conservar la estética y la composición originales de la edificación y su fachada, desde los accesos y ventanas hasta los detalles decorativos.

Texto: Yara Patiño Estévez

Fotos: cortesía

¡DÉJANOS UN COMENTARIO!