does cymbalta come in 90 mg capsules pamelor 10mg nortriptyline 10mg celexa and prozac effexor withdrawal symptoms

Dos veces doctor Vicente Rojo

Acaba de recibir otro doctorado honoris causa, ahora por la Universidad Iberoamericana “el pintor más radical de México”, como el gran Juan García Ponce definió a Vicente Rojo, artista visual cuya obra engloba desde el diseño y la edición gráfica (fundó y dirigió muchos de los proyectos culturales más importantes del siglo XX en México, como Ediciones Era), hasta la pintura y la escultura.

 

 

Ahora es doctor quien en sus disciplinas es considerado y nombrado “Maestro”. Vicente Rojo, nacido en Barcelona en 1932, llegó a México en 1949 vía su padre, cuando huyó de la Guerra Civil española, donde pidió casi inmediatamente el cambio de nacionalidad. En su primer trabajo dibujó ilustraciones para un diccionario, hecho que marcó su vocación de diseñador, y por las noches, ya en los años cincuenta, estudió pintura y escultura en La Esmeralda. El resto es una historia de grandes éxitos y reconocimientos. Rojo, ahora con 87 años, cuenta con dos doctorados (el otro por la UNAM), el Premio Nacional de las Artes, el Premio México de Diseño, es Miembro del Colegio Nacional desde 1994, entre otros homenajes, incluyendo la Encomienda de la Orden Isabel La Católica de España en 2006. De Vicente Rojo son las “Palmeras”, los dos murales de mosaicos de la Estación central de la Línea 2 del tren ligero tapatío; la mítica primera portada de Cien años de Soledad de Gabriel García Márquez, y “uno de los conjuntos más extraordinarios del arte iberoamericano”, escribió Antonio Saura sobre su serie de pinturas más extensa, “Escenarios”, que creó de 1990 a 2006.

 

Doble letra (2015) / Letra centrada 1 (2017)

 

Los críticos lo ubican en La Ruptura, el movimiento de jóvenes que despertaron las artes visuales mexicanas en pleno descenso del muralismo, cuando ya los frescos no tenían mucho qué decir, junto a Manuel Felguérez o José Luis Cuevas, pero él prefiere el término “Apertura” porque “fue una ampliación de la escuela mexicana”, mediante un lenguaje visual que ha organizado en series: Señales, Negaciones, Recuerdos, México bajo la lluvia, Escenarios, Escrituras y su última exposición “Abecedario” en la reconocida Galería López Quiroga, también clave en la difusión del arte visual mexicano, serie que ilustra este perfil.

 

Letra 5 (2017)

 

El artista define su creación como una “rotación”. Pinta quince o más cuadros a la vez, así que cada serie son varias obras, pero al mismo tiempo una sola idea. La pintura de Vicente Rojo siempre evoluciona, crece y cambia. “Su lenguaje solo es comunicable a través de la vista en términos puramente emocionales”, posiblemente esta es la clave para entender su obra, generosamente escrita por Juan García Ponce.

 

Autorretrato (2016)

 

Texto: Dolores Garnica

Fotos: cortesía de Galería López Quiroga / retrato cortesía de Ediciones Era.

¡DÉJANOS UN COMENTARIO!