Legorreta

LEGORRETA ®: un mejor futuro

Elementales: orígenes

El directivo principal de la firma LEGORRETA®responde a esta entrevista garabateando en los andenes de un aeropuerto o mientras mira, en el avión, en la Ciudad de México empequeñecerse o agrandarse entre las nubes. Víctor Legorreta aborda cómo concibe la arquitectura, que en su creación confluye con otras disciplinas; la importancia de los procesos, tradicionales y modernos, que en la suma resulten en edificaciones que hagan felices a las personas.

 

 

Todo parte de una hoja en blanco y una mente llena de ideas que necesitan ser ordenadas. El blanco quizá no implique completamente la ausencia del color, sino sus infinitas posibilidades. Es una invitación, o más bien una incitación. Nada reemplaza a la maqueta sin empezar, al documento en limpio en la computadora. Al escribir sobre los principios, Víctor Legorreta recuerda al también arquitecto Louis Kahn, para quien el inicio de un proyecto siempre era lo más apasionante. La monumentalidad de los edificios de Kahn puede dialogar también con la de las construcciones de LEGORRETA®, un referente obligado al hablar de arquitectura hecha por manos mexicanas.

 

 

La creación nunca viene sola. Además de la inspiración, está todo lo que ha nutrido y abonado el camino para la concepción de un edificio emblemático, por ejemplo. En el caso de Víctor Legorreta comenzó en Barcelona y Japón, ciudades donde se desempeñó en su juventud antes de integrarse a la firma fundada por su padre: en la Provincia del Barcelonés asistió a la remodelación a la que se sometió debido a las Olimpiadas de 1992; en el Oriente contempló cómo este sofisticado país mantiene sus tradiciones a la par de tener —en su opinión— a los mejores arquitectos de la actualidad.

 

 

Entrevistado: Víctor Legorreta

Entrevista: Yaheli Hernández Calvillo

Retrato: María Dolores Robles-Martínez Gómez

Fotos: Hunter Kerhart, Jaime Navarro, David Harrison y Lourdes Legorreta

Dolores Garnica