Magnificencia recuperada en la colonia Roma

Es en Monterrey 55 donde los arquitectos Pablo Pérez Palacios + Alfonso de la Concha Rojas, Miguel Vargas, Andrés Domínguez, Juan Huicochea, Justino Torres y Nancy Estévez se dieron cita para esta restauración en la colonia Roma. Sin duda, la magnificencia de épocas pasadas logró mantenerse presente aún en la evolución cosmopolita de nuestra capital en el siglo XXI.

 

Monterrey 55: restauración en Colonia Roma

 

Este emblemático barrio daba hogar a la élite intelectual de la Ciudad de México, en el lejano siglo XIX. Desafortunadamente, por las malas prácticas de urbanización de los años setenta, varias de estas casas se encontraban en constante peligro hasta hace poco, cuando se volvió el barrio bohemio de la capital.  El objetivo de este proyecto fue reurbanizar una residencia de la avenida Monterrey, respetando el diseño original del espacio.

 

Monterrey 55: restauración en Colonia Roma

 

La casa de tres pisos en Monterrey 55 fue construida en 1925, y había sido acondicionada para usarse como oficina, despojándole de su propósito original. Aprovechar la luz natural y el espíritu de la casa era una de las metas principales, por eso fue tan importante rescatar la preciosa escalera de madera que rodea el tragaluz del centro de la casa.

 

Monterrey 55: restauración en Colonia Roma

 

Esta área quedó establecida como la entrada principal y el vestíbulo residencial de la casa original, que ocupa el sesenta por ciento del espacio. En el espacio restante, se construyó una torre de acero con fachada de vidrio de ocho pisos. Ambas áreas quedaron conectadas por el vestíbulo, aprovechando así el área de la mejor manera.

 

Recuperar lo antiguo para albergar lo nuevo. Monterrey 55: restauración en la colonia Roma.

Las dimensiones de la casa original excedían las necesidades actuales, por eso se convirtió en dos sofisticados departamentos. Era importante conservar la esencia de la casa al mismo tiempo que se hiciera coincidir al nuevo proyecto con la vida de la colonia Roma. Una zona tan agitada y mayormente habitada por jóvenes, en el corazón de la Ciudad de México, necesita de edificios flexibles y amables con toda clase de estilos de vida.

 

 

 

En total, la restauración resultó en cuatro estudios con un dormitorio, cuatro apartamentos de dos pisos con tres dormitorios cada uno y un apartamento de un solo nivel con dos dormitorios. La azotea original de Monterrey 55 se reutiliza en el espacio de la terraza de los apartamentos ubicados en el tercer nivel.

 

 

Ahora que el proyecto se encuentra concluido, solo falta que lo llenen de vida sus nuevos residentes. El ciclo de la arquitectura y el diseño dando paso a las nuevas generaciones.

 

Texto: Selene Flores

Imágenes: Rafael Gamo 

Suscríbete a nuestra edición impresa

¡DÉJANOS UN COMENTARIO!