Salón Destino: Carlos Vélez dicta el ritmo

Carlos Vélez es uno de los ilustradores y narradores visuales mexicanos más excepcionales de la generación, y para muestra, nos encontramos ante el ritmo de Salón Destino, ya un clásico publicado en 2016 por La Cifra Editorial, un sensacional relato mudo sobre el baile de salón y la pasión, y donde, además, lo que más resalta es el ritmo y el color de la vida.

 

Salón Destino: Carlos Vélez

 

A través de sus más de 40 páginas Carlos Vélez logra, sin ningún dialogo, sumergirnos en la vida de un típico hombre gris de la ciudad cuya vida cambia al encontrarse con el color del baile, del amor y el redescubrimiento personal. En su obra, Vélez muestra no sólo un gran nivel de dibujo, sino también gran maestría en el uso del ritmo narrativo y la secuencia para representar los tiempos, pasos y movimientos delicados, sensuales o apasionados del baile. Sabe transmitirnos y envolvernos en la música del corazón.

 

Salón Destino: Carlos Vélez

Salón Destino: Carlos Vélez

 

Salón Destino, de Carlos Vélez

Por si fuese poco, el uso del color funciona no sólo como un acompañante estético, es también un elemento con verdadero valor narrativo dentro de la obra, y a partir de ella abordamos los sentimientos de su protagonista y reconocemos su evolución como personaje, pasando de ser un hombre gris; a uno enteramente apasionado, pero aún monocromático, que encuentra el color de su vida fuera de sí; para finalizar con un hombre pleno y de matices, capaz de reconocer el colorido en los demás, pero sobre todo dentro de sí mismo.

 

Salón Destino: Carlos Vélez

 

Es pues, entonces Salón Destino, al menos en mi opinión, un imprescindible de la historieta nacional; sencillo y nada pretensioso, que sin embargo en pocas páginas y sin una sola palabra logra convertirse en un excelente referente del potencial del cómic mexicano. Este es un libro digno de estudio para aquel que se dedique o interese de la narración visual.

 

Salón Destino: Carlos Vélez

 

Si tienen la oportunidad de adquirirlo o de leerlo, no lo dude ni por un segundo; incluso si es de aquellos, que, como yo, el baile no es lo suyo. Para leer más notas suscríbete a nuestro newsletter o edición impresa.

 

Texto e imágenes: Hugo Preciado Sandoval

¡DÉJANOS UN COMENTARIO!