Sordo Madaleno: Hyatt Regency Andares

México DESIGN 49

“Recorrer la saudade”

 

Al conducir de noche hacia el norponiente de Guadalajara, en Zapopan, las luces refulgentes que iluminan los edificios atraen la mirada de los paseantes. Desde abajo, las alturas marean un poco, impresionan bastante. Las metrópolis siempre incitan a ser miradas hacia arriba, como si todo fuera un par de tallas más grande. Una elegante torre se alza en el paseo Andares, su imponente presencia se percibe desde la avenida Acueducto. En 2009 la firma Sordo Madaleno Arquitectos dio inicio a un ambicioso proyecto que demostraría la calidad arquitectónica de Jalisco: el Master Plan Andares, complejo de usos mixtos compuesto por un centro comercial, y el Hyatt Regency Andares, además de una torre corporativa.

 

 

Hyatt Regency Andares, segunda fase del Master Plan Andares que concluyó en 2017, abarca 70 mil metros cuadrados divididos entre el hotel y los departamentos de lujo.

 

 

Para Andrés Cajiga, director del proyecto, el complejo parte de la creación de una arteria vial, paseo Andares, que posiciona estratégicamente a los edificios y abastece cada uno de los puntos del conjunto. Esta calle se complementa con el entorno urbano, invitando a los transeúntes, prioridad para la firma, a pasear por el conjunto.

 

 

La experiencia de Hyatt Regency Andares comienza apenas cruzar la plaza arbolada que antecede al hotel. Dentro, Cajiga resalta como una de las sorpresas más gratas el restaurante Cassola, diseñado completamente por la firma Sordo Madaleno Arquitectos e inspirado en las amplias cocinas de la época colonial. Gran parte de los interiores estuvo a cargo del despacho Rodrigo Vargas Design, mientras que la decoración de las áreas comunes se realizó en colaboración con el artista César López Negrete. Para los exteriores la firma encontró soluciones sustentables. En las fachadas, la geometría divide la ventilación: las caras de la torre que están orientadas al este-oeste permanecen cerradas para evitar la entrada del sol en demasía, lo que permite ahorrar en la utilización de aire acondicionado.

 

 

Todo el hotel hace gala de un estilo sobrio y atemporal, el cual no le resta importancia ante las construcciones que lo rodean. “Queríamos que el edificio dialogara y conviviera mejor con todo el complejo, más que ser protagonista. Creo que su altura es más que suficiente para recibir la importancia que merece como remate del paseo Andares”, comenta Andrés Cajiga.

 

 

Entrevista: Yaheli Hernández

Fotos: Rafael Gamo

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

¡DÉJANOS UN COMENTARIO!