Oxígeno Arquitectura: la reinvención permanente

Oxígeno Arquitectura tiene claras las implicaciones que conlleva el diseño interior de los corporativos. Este despacho, que tiene diez años de trabajo continuo, sabe que el éxito de sus proyectos considera “dos objetivos fundamentales: primero, el bienestar de los usuarios del espacio a diseñar, y segundo, que este soporte sus futuras actividades para maximizar el potencial productivo de los usuarios”.

 

El diseño creado por la firma que fundaron Jorge González Nájera-Fisher, Grissel Orozco y Jorge Armendáriz no es completamente introspectivo, sino que también se dirige hacia el paisaje exterior. “Los espacios corporativos que se diseñan dentro de edificaciones existentes se relacionan con el afuera. Hay una gran cantidad de factores de influencia, como la incidencia solar sobre el inmueble, las vistas exteriores y los antecedentes contextuales y culturales. Definitivamente se debe tomar en cuenta el contexto; el usuario es lo más importante en los espacios, y cada usuario trae consigo el entorno al entrar en él”, reconocen.

En el despacho, habitar significa “vivir un espacio con pertenencia del mismo”. Sobre el proceso de transformación que experimentan sus diseños al entrar en contacto con los usuarios, mencionan: “Tenemos innumerables oportunidades de convertirlos en el espacio de uno, de hacer que cada espacio sea tan pertinente a su función y tan apropiado a su contexto que sea adoptado por cada usuario”.

A pesar de esto, el diseño corporativo los sigue metiendo en aprietos: “Curiosamente, la tipología que más dificultades nos ha traído es en la que tenemos más experiencia. Y es que cuando se lleva un tiempo practicando las cosas de cierta forma, resulta muy complicado no repetirse. Nuestro objetivo es la reinvención permanente, tener un sello propio sería casi un fracaso”.

Encuentra la versión completa de esta entrevista en nuestra edición 2017-2018 de Elementales.

Entrevista: Víctor Ortiz Partida y Carlos Vicente Castro

Retratos: Jorge Guadarrama

Imágenes: Yaatzil Ceballos y Jaime Navarro

Carlos Vicente Castro